Utilizamos cookies para evaluar el tráfico en esta página web. Al seguir usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Leer más.
Utilizamos cookies para evaluar el tráfico en esta página web. Al seguir usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Leer más.

VELAS VIRGEN DEL ROCÍO

por Webmaster

La Virgen del Rocío se celebra cada año en una población rural de Almonte, Huelva, entre el 5 y el 7 de mayo. Esta celebración está marcada por el fervoroso y profundo culto a la imagen de la Virgen del Rocío que se encuentra en el santuario de la Hermita de El Rocío.

Durante esta fiesta, los peregrinos unimos nuestras almas, al arrullo de la Virgen. Nuestras velas, en honor a su advocación, son la manera de expresar nuestro mayor respeto.

Las velas son usadas como un símbolo de devoción a la Virgen. Ellas iluminan el camino que conducen a ella. Estas velas, a su vez, se encuentran acompañadas de peticiones, deseos y súplicas a la Reina de los Cielos.

Las velas nos permiten acercarnos a la Virgen y depositar en ella nuestros anhelos y sentimientos. Estas velas pueden ser de cera o de parafina, o también a veces velas decorativas con flores. Independientemente de los materiales, éstas son una expresión de nuestra mayor devoción y regocijo.

La Virgen del Rocío se venera desde hace siglos en España. Se dice que un peregrino transportó la tallera esculpida de la Virgen y colocó en la hermita. Desde entonces, esta Virgen se ha convertido en la Reina de los Cielos de esta región.

Durante la fiesta de la Virgen del Rocío, se canta himnos de adoración y se llevan ofrendas que con el tiempo han pasado a ser parte de esta tradición. Estas ofrendas se hacen con velas, velas con frutas, entre otras. Preparar devocionalmente una vela para ofrendar a la Virgen se ha convertido en un símbolo de obediencia y respeto al culto de Nuestra Inmaculada Reina.

Las velas simbolizan el fuego de la vida, el calor de nuestras almas uniéndose para suplicar su ayuda y refugio. Por eso, las velas tienen un significado especial para todos aquellos devotos. Se illuminan como una muestra de devoción y como una muestra de nuestra sumisión a la Virgen.

Durante la ceremonia, se encenderá una gran vela en medio de todos los presentes como un símbolo de unidad. Esta vela representa nuestra unión, nuestra aceptación de la gloriosa Reina y nuestra comunión con Ella.

Durante toda la celebración es habitual hacer una procesión cargando versión de la imagen de la Virgen a lomos de los caballos o a pie. Los hermanos hacen esta procesión acompañados de todos los peregrinos, todos vestidos con sus indumentarias tradicionales, cantando alabanzas a la Virgen del Rocío. A esta procesión la acompañan las luces de las velas, las ofrendas de flores y los suspiros de los presentes.

Al llegar a la Hermita, se abren las puertas para recibir a los devotos y su intención de honrar a la Virgen. Las velas son encendidas mientras los hermanos y los demás devotos cantan himnos en su honor. Estas velas encendidas destacan la devoción por la Virgen del Rocío. De esta forma, se enseña a los presentes que la luz de las velas es como el alma a los ojos, iluminando la oscuridad de los corazones.

Concluyendo, el culto a la Virgen del Rocío de Almonte, Huelva, es algo muy importante para muchas familias y comunidades. La devoción hacia la r on encendiendo velas es una forma muy especial de expresar nuestra unión y devoción, lo cual se vive como una experiencia única durante esta fiesta. Estas velas nos permiten recordar que la Virgen del Rocío siempre estará presente para reciprocar la veneración que recibe de sus devotos.

Lo más visto

Lo último

Este sitio web y todo su contenido, incluyendo texto, imágenes, diseño y código, están protegidos por derechos de autor. No se permite la reproducción ni el uso de ningún material contenido en este sitio sin el permiso previo y escrito del propietario del sitio. Todos los derechos están reservados.